524-0

La cirugía de la nariz y de la cara en general es la mas delicada y exigente que se le presenta a un Cirujano Plástico. La cara esta expuesta a todo el mundo y es lo primero que alguien nos mira cuando hablamos con ella, cuando pasamos por su lado, cuando nos miramos en un espejo o simplemente cuando vemos fotos que nos han hecho. Y no sólo eso sino que en la cara lo que más resalta es la NARIZ. Con todo esto les quiero decir la importancia que tiene la nariz en todo el conjunto de la cara. De siempre se ha dicho en todo el círculo de profesionales de la Cirugía Plástica que un buen cirujano plástico es aquel que opera bien la nariz.

La rinoplastia puede ser abierta (con una incisión en la columela y con visión directa de los cartílagos nasales) o cerrada (la incisión se hace en la mucosa interna y la visión es casi nula. Nos valemos del tacto). Cada una tiene sus indicaciones pero lo que si es importante es planificar correctamente la intervención.

Saber como queremos dejar esa nariz para que le resulte lo más agradable a la cara del paciente, sin que se note que está operada, que es lo más importante y lo que todos quieren.

Que si remarcamos los ángulos naso-frontal o el naso-labial, rebajar la giba dorsal lo suficiente y por supuesto la punta nasal, quizás lo más difícil y donde se encuentra nuestro gran reto. Que si punta caída, globulosa, cuadrada…

Es ahí donde se valorara nuestro trabajo.

La Rinoplastia es ARTE y es por eso que todos los cirujanos plásticos que quieren sobresalir de los demás y ser reconocidos en todo el mundo exponen sus rinoplastias por cursos y congresos porque una NARIZ BONITA siempre le dará a la cara un aspecto más AGRADABLE.